AUSTRALES

Australes, es una sección de nuestra revista, que invita a poetas y escritores chilenas y chilenos que por distintas circunstancias han abandonado el país y se encuentran en otro territorio.

Para este sexto número, nos acompaña Víctor López Zumelzu (Curacaví, Chile 1982). Poeta, crítico y curador. Ha sido parte del programa Artistas y Críticos de la UTDT, así como también del equipo de Fundación Proa. Ha publicado “Los surfistas” (VOX, 2006); “Anleitung, um sich in der Stadt zu vertieren” (Lanzallamas/Latinale, 2009); “Guía para perderse en la ciudad” (Ripio, 2010; VOX, 2012; Liliputienses, 2014; Premio Municipal de Poesía 2011); “Erosión” (Alquimia, 2014); “Mi hermano” (Vox, 2015); “La forma de tu mano” (Cuadro de Tiza, 2015); “Bocetos de plantas y animales” (Liliputienses, 2017); “Los surfistas y otros poemas” (Editorial Aparte, 2018), “Un tiempo anterior al frío” (editorial Lux/vox, 2019) entre muchos otros textos. En el año 2006 fue becario de la Fundación Pablo Neruda. Sus textos han sido traducidos al portugués (Marília Garcia), al inglés (Brandon Holmquest), al alemán (Rike Bolte) y recientemente al francés (Elise Person). Actualmente, vive en Buenos Aires, Argentina.

Acá presenta un adelanto de su próximo libro “Conozco el mundo solo por la forma” bajo el sello de Editorial Aparte.

POR UNA POESÍA DEL TONO Y NO DE LA ANÉCDOTA

Comencé a escribir poesía el día después de que descubrí que no podía tocar música. Por lo tanto, toda mi sensualidad se formó a través de una intensidad sonora y abstracta, pero no discursiva o narrativa. El lenguaje de la música es tanatográfico en contraste con la entonación lírica tradicional de la poesía. (El primer instinto al empezar a escribir fue interceptar la inercia del Thanatos en una voz). La poesía está condenada a permanecer en el territorio del lenguaje, es decir, incluso cuando presenta ciertas experiencias performaticas o visuales, incluida la muerte.

Es quizás por eso, que Nietzsche probablemente insistió en el origen del teatro desde el espíritu de la música. Y el punto aquí no está en absoluto en el contenido “trágico”, sino en el hecho de que la génesis de la tragedia radica en la invención de un nuevo territorio para la ejecución: el territorio de la escena. La escena desplaza el significado de todos los eventos de la narrativa, excepto la muerte. Pero la muerte no se puede imaginar y, por lo tanto, Nietzsche ve el tema de la tragedia no en la mimesis, sino en el “juego estético”. Este juego solo es posible en un territorio devastado por el contenido, el afecto y la empatía. Este es el último juego que no tiene nada que imaginar, por lo que ya no necesita significado y se prepara para la muerte en un tiempo puro.

Sabemos lo que le sucedió a la palabra en el teatro griego: no se cantó en absoluto, sino que, naturalmente, adquirió un tono. Aparece un tono en los restos del significado de la palabra, su significado, y luego solo queda la trayectoria prosódica de la palabra, que se volvió irreconocible principalmente para la máquina oral. Es a través de la oralidad que ocurre la génesis del cuerpo pasional y de esta manera, el tono no dialogaba en la tragedia a la razón sino al cuerpo mismo. Como sabemos hay más puntos en el cuerpo que producen información que una fuente unificada de juicio, incluso poética. Por lo tanto, tan pronto como se supera el sentido común, el “logos” – un instinto de causa y efecto que no puede ser erradicado del sistema de “lenguaje”, y por lo tanto de la predicación – rompe la fluidez prosódica sin obstáculos, y las cantidades predichas en el sistema de sintaxis son rechazadas.

Si comprendes que la distancia entre los sentidos es insuperable, entonces no hay necesidad de buscar paralelos semánticos, metáforas. La poesía será lo que se precipite entre unidades semánticas, palabras, cosas, se precipite lo más lejos posible de la anterior, con el verdadero propósito de tal “erotismo” en el no encuentro, en la no fusión entre tono y contenido. Sin embargo, este es el canon principal de la tradición de la poesía medieval de amor: el modo que dos signos que luchan entre sí permanecen a distancia para siempre. De lo contrario, la crueldad de Eros se convierte en una voluptuosidad vagabunda. La voluptuosidad entre los objetos está impresa en el lenguaje, como resultado de lo cual obtenemos la “pornografía” de la imagen, que no es otra cosa que la anécdota. .

Pero, la distancia de la que estoy hablando no es solo el espacio que queda sin puente. También es el tiempo que se deja vacío entre trazos, ya que cada palabra contiene este golpe en sí mismo si esta liberada de los grilletes de sintaxis y significado.

Hace unos años, fui a ver la obra Macbettu (una versión de Macbeth de una compañía italiana) y me sorprendió en la obra como los actores de varias maneras, con diferentes expresiones faciales y plásticas, y con diferentes descargas rítmicas absolutamente excelentes resignificaban este texto clásico; de modo que la leyenda épica de Macbeth de repente se convirtió en una maldición, la maldición se convirtió en una oración, y la oración en risa. Y entonces me quedó claro que este texto contenía todos los recursos para las modulaciones, rítmicas, dinámicas, plásticas, que está abierto a la ejecución, porque de hecho no contiene ningún significado enraizado. E incluso si ingresamos este valor en el texto, la ejecución lo arruina. La naturaleza del rendimiento en sí es destructiva, su contenido principal es la expiración del tiempo y la destrucción en su propia ejecución. Es por eso que el contenido de la tragedia y la música es la destrucción. Esto (y no una narración con un final letal) es una condición ontológica para su cumplimiento, una manifestación en el tiempo. El ritmo aquí tiene una función no restrictiva, como en las proporciones canónicas; más bien, él mismo es historia, porque indica el lugar de descanso, lanzamiento, detención o ataque.

Entonces, si lo pensamos bien el ritmo deja de ser una cuestión de tamaño, se trata de una velocidad,Y luego un verso abandonado, suelto, perdido no significa la falta de ritmo, simplemente sucede a un ritmo diferente, lo que permite que el lenguaje se vuelva borroso.

El ritmo es el foco del “juego”, que trata con realidades que causan afecto, empatía, dolor; la materia orgánica del ritmo pienso es el orgasmo múltiple femenino que permite la “continuidad” entre unidades diferentes, y donde el orgasmo masculino cumple simplemente la función de “finalización” e imparte una frialdad geométrica a biorealidades puramente apasionadas. De lo contrario el texto, nunca llegaría a su fin. La máquina de la muerte en la tragedia está en el ritmo, y no en la historia, ni la anécdota, porque es el ritmo el secreto cincel del tiempo. Uno tiene que escuchar en su escritura a las palabras como tiempos.


Si tan solo esto que te digo
fuera dinero o sexo
Si en lugar de enumerar accidentes geográficos
me dedicara a la predicción del clima
diciendo por ejemplo: aquí está nublado
con una sensación térmica
de 87% de humedad
en vez de interpretar
lo que vos me quisiste decir
o lo que yo te quise decir
¿Acaso los mercados siempre
son un mar revuelto?

Si tan solo pudiera distinguir
el sonido de las palabras
antes de que este idioma
se derrumbe, los vasos se quiebren
Al parecer esa es la ley
de la oferta y la demanda
¿La autoacumulación como
signo de liquidez?

Si tan solo pudiera estructurar este deseo
dar un marco de pensamiento
al flujo de la saliva
al pasar de la punta de mi lengua
hacia la otra punta de tu lengua
¿Eso podría evitar que el globo ocular
no detecte en los pliegues la hambruna?

Si tan solo esto fuera un tema de plusvalía
de invertir y comprar
en elegantes tiendas cosas brillantes
para la piel, ropa interior de seda
botas de cuero, chocolates.
Mientras las piernas se abren
revelando gota a gota las vitrinas
de este cielo transparente
¿Acaso en el intercambio debemos
mantener siempre oculto el coste?

Si en lugar de ir simplemente a la cama
con lo que vos me quisiste decir
o con lo que yo te quise decir
esta discusión fuera un tema de autoría
o de copyright compartido
prueba de riesgo e intensidad
¿Pensar en el excedente económico
en medio de la crisis?

Si tan solo pudiera escribir
lo que quiero decir
sin desarrollar todos los puntos en una cita
y ser siempre políticamente correcto
y decir sexo, solo decir sexo
sin decir sexo
Es eso lo que quisiste decir:
¿que la naturaleza del dinero
es flexible al deseo?
¿que para que esto ocurra
alguno de los dos tenía que pagar?



Se suponía que íbamos a morir
en medio de una guerra
& no a nacer en medio
de enfermedades de laboratorio.
mientras nos sacábamos la ropa
me preguntaste mi nombre & yo te dije
:”como no tengo país, no tengo nombre”

Durante todo este tiempo
supuse que Mao Tse Tung & el sudeste asiático
eran un tipo de restaurant chino
donde se come con palillos
& se corta muy finamente la carne

¿Qué parte del cuerpo arrojaremos
hoy a la historia?
¿De qué parte de la narrativa oficial
vamos a ser borrados?

Una vez que fuimos derrotado
volvimos a casa en silencio
para ser el subproducto de conversaciones
de otras personas

¿Qué se perdió en el camino?
Las riquezas sólo producen riquezas
decían por televisión
En el jardín donde te quería besar
fui picado por cientos de abejas
No puedo ser bueno con todos
para al fin ser bueno solo con un grupo
selecto de personas

Los jóvenes con sus camisas de diseñador
se apuntan a sí mismos en el aire
dándose el nombre de héroes
elevan su voz con el viento como cómplice
mientras afuera el sonido de las patrullas
& el de las personas cavando tumbas
se hace intenso

& de nuevo las ideologías arrastran
sus pies huesudos hasta aquí
& de nuevo los discursos de partido preparan
en sus máquinas de escribir un sueño inocente,

“Para pintar retratos de vacas
es necesario pensar como un animal”- dice Van Gogh

A esta hora la sangre siempre cae,
el carnicero afila sus cuchillos
Aquí no hay héroes. No hay Historia
solo un intenso dolor de labios recorre el cielo

Allá en un edificio lejano nos acostamos
nos sacamos la ropa al lado de un campo de tiro infinito
donde las masas devoran y devoraban
los sueños comunitarios de nuestros antepasados.



Soñé que tenía tres hijos
el primer hijo
era un carnicero
que cada vez que mataba un animal
en su delantal
aparecía una mancha de sangre
con la forma del mapa de mi país

Al segundo hijo
le gustaba mirar a los animales
agonizar lentamente
tanto así que escribía pancartas
con la sangre que decían:
“es una época de besos & de revolución”

El tercero
en cambio lloraba horas
sobre los cuerpos
de los animales muertos
prendiendo velas & juntando huesos

Yo les decía a los tres
al caer la tarde:
La historia a veces viene rápido
o a veces lenta
como un tren que no sabes cuándo llega
pero siempre llega

En la radio sonaba todo el tiempo
a todo volumen el himno nacional
la copia feliz del edén

Antes de entrar a mi casa
las últimas palabras de los animales
al sentir el cuchillo
en su cuello eran: Aquí la sangre hablará
En este país una gota de sangre
es una palabra,
un torrente sanguíneo una oración
No sean idiotas
¿Acaso creen que es posible
cortar la cabeza de un caballo
de un solo golpe y no manchar
con sangre todo?



Sin pruebas ni testigos, nos convertimos en humanos;
Aferrándonos a la noche
nos obsesionamos con la oscuridad.
Es solo una superficie digital,
pero aún así se mancha fácilmente de colores.

Al borde del río puedes sentir
el viento del norte soplando por las calles vacías
Como una cascada que no puede frenar
su propia velocidad
hemos volado hacia nosotros mismos.

Entre paredes y ventanas viejas
la gente flota en silencio directamente al cielo
donde sea que estén sentados,
dejan atrás un lugar vacío.

Casi toda una vida en la calle,
Tropezando, tropezando, con frío
luciendo estupefactos.
¿Te sientes insatisfecho?
Una pequeña ramita quebrada acaba
de reemplazar a un hombre.

Puedes masticar un trozo de pan
abrir una cerveza. La luna todavía saldrá
si tomas esa ruta. ¿No somos todos
responsables de proteger el mundo?

Aquí tienes, un plato de ensalada con fideos
que descansa en el suelo.
Aquí tienes, un vaso de plástico con café
que está a punto de caer a una alcantarilla.
Una mesa roja, un paraguas derruido
por el viento, manchas de aceite.
La historia es como un mosaico rojo brillante
visto a través de un caleidoscopio.
Los turistas se están riendo, toman fotos
esperan mesas. El dinero fluye y se despega
como la pintura vieja de una pared.
Palomas posadas en una antena
parabólica que rota a 10 metros de altura,
pulen sus picos en el viento.

Las calles están demasiado
congestionadas de sombras para correr,
Sin embargo, por teléfono,
Las personas logran llegar a su destino una y otra vez.
Cuando amanece, aprendemos que tal
y tal ya no está con nosotros,
y que tampoco nosotros ya estamos en sus vidas.
De un fragmento de historia intermitente
solo se pueden leer dígitos.
Te llamaría esta noche por teléfono
para dormir con vos si tan solo tuviera uno.