AUSTRALES

Australes, es una sección de nuestra revista, que invita a poetas y escritores chilenas y chilenos que por distintas circunstancias han abandonado el país y se encuentran en otro territorio.

Para nuestro número 5, hemos invitado a Franco Barbato quien nace en Santiago de Chile en 1983, ciudad donde vive hasta los 28 años para luego transferirse un año en Australia, donde conoce a su esposa, con quien decide vivir en la Patagonia chilena. Tras un año en Coyhaique se mudan, ahora en 3, a la ciudad de Lugano en Suiza.

Periodista, licenciado en comunicación social y con estudios de historia, trabajó en radio, TV, periódicos, revistas, campañas ecológicas (Patagonia Sin Represas), pero por debajo de toda esta normalidad, y desde los 15 años, Barbato llenó cuadernos enteros escribiendo hasta publicar en 2018 su primer libro: El Pilar de la Creación. Además, realiza colaboraciones con revistas de Ecuador, España, México, Suiza e Italia. Recientemente fue traducido y publicado al griego en la “Antología de jóvenes poetas de la Suiza italiana” y, también, al hindi en la Kritya Poetry Journal de India. También fue invitado al Festival Internacional de Poesía Postate 2019 y confirmado para la versión de 2020.

Barbato pertenece a la Lega Italiana Poetry Slam (LIPS), red de poetas performativos de Italia y del cantón Ticino de Suiza, lo que le permite estar en contacto con las vanguardias literarias y de poesía oral europeas.

Fundador del Irrealismo Poético, movimiento de creadores que se manifiesta pacíficamente contra la realidad, proponiendo una nueva sensibilidad para habitar el planeta. El Irrealismo no se limita solamente a la poesía, pues se han adherido a él pintores, músicos, escultores, fotógrafos, ilustradores, entre otros, para experimentar con el Irrealismo Poético, desde diversos países como Perú, Chile, México, Rumania, Italia, Suiza, Argentina, España, entre otros.

IRREALISMO POÉTICO

Entra a la cueva de todo lo que no existe,

desvístete de la pesada realidad que cargas

todos los días sobre tu cuerpo. Mírate.

Busca un espejo entre las sombras. Arráncate los ojos con tus propias manos y clávalos a la pared. Ahora mira de nuevo. Ahora todo es distinto. Ahora eres en todo aquello que aún no existe.

Eres irreal. Eres atemporal. Eres una pequeña flor que rompe el cemento

y resiste el temporal


SED DE SOL

Me desperté a las 4:30 am

Con los gritos de los pájaros

Con un incendio en mi mente

Me desperté y estaban disparando

Me desperté y el gentío estaba corriendo

Me desperté y vi a mis hermanos mutilados

Me desperté,

pero ellos me querían dormido y drogado

Me desperté y con una bomba en mis manos

Me desperté y corrí contra ellos

Disparándoles ciego de rabia

Una matanza en mi cuaderno

La vida es un abandonado cementerio

La vida es un abandonado cenicero

Olor a muerte en mi pecho

Paseo por la madrugada

Rompiendo huesos

Pisando cráneos

Soy un gigante

Perverso

Combatiendo la tristeza

Que inunda mis pensamientos

Lanzando irreales flechas de oro

Para señalarle mi presencia al viento

Así me ama, así con huracanes y relámpagos

Mientras escribo sobre cómo mancha el rojo

Como se expande la sangre sobre mí

Los blancos muros de antes

Salpicados de dolor

La vida en rojo arde

Y yo grito al alba

¡Negro cielo

Dale paso

Al sol!


SOLDADOS AL ALBA

Todas las mañanas se repiten
Lo sé, lo siento, lo vivo
Hay un código
Escondido
Una complicidad
Entre el silencio y las nubes
En el temblor de la noche
Que está pariendo
Un nuevo día
Yo observo
Yo medito
Resucito al alba
Abandono la casa de sombras
Que son mis sueños encumbrados
A la más alta oscuridad de la noche
Se despiertan los árboles y ellos
Se sacuden soltando sus aves
Me apoyo en la ventana triste de mis ojos
Y veo cómo de la costra salen los humanos
Sus rostros cargan un dolor mal disimulado
Sigo mirando
Las calles lentamente son ocupadas
Por soldados de terno en sus autos
Inicia la realidad al frente mío
Inicia su triste espectáculo
Ahí van las personas
Ahorcadas con sus corbatas
Muriendo mientras gritan que viven
Yo las miro desde lo más alto de mi irrealidad
Cierro los ojos y caigo a ellos
Un meteorito de humanidad
Para destruir su mundo
Con mis sueños


HUMANIDAD

¿Sabes?
Creo que estoy loco
Me siento sobre mi cuerpo
Con la convicción de que es mío
Pero no soy yo, es de otro
Quizás es el tuyo, lector
Silencioso temblor
De piedras, lees
Sientes la
Vibración 
Interna
¿Sabes?
Creo que los dos estamos locos
Hablando ahora mismo sin
Los cuerpos. Sin los ojos.
Solo mi alma y la tuya
Dialogando en
Silencio
Atrás del ego
Donde no hay tiempo
Estamos unidos por la misma mano
Huyendo del imperio de la cordura
Y de sus enajenados humanos.


DIOS-ES IRREAL-ES HUMANOS

Joven y salvaje
Lleno de poesía y mal vino
80 kilos de carne de sueños
80 kilos libres de amo y maestro
80 kilos de silencio
recorriendo la ciudad 
Soy mío porque no soy de nadie
Ni ideologías ni religiones ni rebaños
Solo yo plantado al medio del universo
Con mis raíces tocando las de él 
Con mis pequeños ojos puestos
Al frente de los suyos
Y al cerrarlos, lo veo
Espantapájaros soy
Al medio de un
Campo de
Materia
Oscura
Baila
La palabra con el silencio
En una nube arriba de mi cabeza
Yo no existo si no es escribiendo 
Mi naturaleza es
De borrones y letras
Manchadas de sangre
Mi vida en rojo
Pasa furiosa
Por tu calle
Un piedrazo
A tu ventana
Para que grites
Para que me ames 
Solo Dios sabe
Que ni Él ni yo
Somos reales


FUEGO EN MIS MANOS

En esta habitación
Ya no queda nadie
Se fueron todos
De mi cuerpo
De mi alma
Solo viento
Y una sensación
De haber sido
Eterno
De haber
Vivido
La plenitud
El clímax
Que hay
Entre
Dos segundos
Y luego
Mi vida como
Un papel en blanco
Vacío y caída
Y al final
Una sombra
Sentada solitaria
En una habitación vacía
Una que imagino o veo
A ojos abiertos
A ojos cerrados
Soy mil veces yo
Incendiando al mundo
En el silencioso obrar de mis manos


USTED NO ME DIGA POETA

Soy el primer poeta de esta madrugada
Soy el primer poeta irreal de la historia
Me hice a mí mismo
Golpeándome sobre las rocas
Me levanté del barro
Como león herido
Arriba las manos
Mira la punta
De lápiz-tola
Las balas
Al aire
Mis pies
Ligeros
Besaron
El pavimento
Taco-planta-salto
Voy como loco corriendo
A ojos cerrados, con la antorcha en mis manos
De todos los poetas soy el único que fue parido
Por un bosque incendiado
Mi memoria es la del fuego
Crujen las ramas
A mi paso
Arden las palabras
Arden los silencios
No soy poeta
Sino más bien
Un pedazo vivo
De poesía ardiendo