METRO arte+literatura

Los hombres de la Tierra llegaron a Marte. Llegaron porque tenían miedo o porque no lo tenían, porque eran felices o desdichados, porque se sentían como los Peregrinos, o porque no se sentían como los Peregrinos. Cada uno de ellos tenía una razón diferente. Dejaban mujeres odiosas, trabajos odiosos o ciudades odiosas; venían para encontrar algo, dejar algo o conseguir algo; para desenterrar algo, enterrar algo o abandonar algo.


— Ray Bradbury

 

Son tiempos extraños. Huele a distopía. Un mundo terrible que se asoma. Mientras Europa piensa levantarse, tenemos a dos Presidentes, de EE.UU. y Brasil que parecen liderar sus países con locuras y disparates. América Latina es el nuevo centro de la pandemia y en China, Corea y Japón temen que haya un rebrote de la pandemia. Dijimos que la Tierra tiene forma de precipicio. Quizás no. Es una loop infinito de desgracia. Quizás tampoco.

METRO arte+literatura, presenta su quinto número aún en confinamiento. Repetimos la fórmula: bimensual. Mayo-junio. No tenemos mucha esperanza de lo que vemos y observamos. Pero sí ánimo de resistencia.

En [cielo azulado] la poesía de Sergio Rodríguez. En [patria grande] desde Perú, Elí Urbina. Sección [trasatlántica] la lituana Indrė Valantinaitė y en [residente] la argentina Eleonora Finkelstein. Para [australes] tenemos a Franco Barbato desde Suiza.
Elena Garro, con el clásico de la dramaturgia mexicana, Un hogar sólido, para nuestro espacio de [tiempo de memoria].
En [estatua] un inédito del imprescindible Ignacio Fritz y en [cuarentena], Karin Astudillo y su reflexión sobre Wittgenstein. En [sentidos materiales] la fotografía de Ender Rodríguez.
Para [telegrama] Jon Beasley-Murray escribe sobre La Peste de Albert Camus y en [caja de herramientas] Fernando Escobar escribe su ensayo sobre Las posibilidades de la tecnología.
En [señales], Zenaida Suárez Mayor nos comparte la presentación del libro Éramos estrellas, éramos música, éramos tiempo, del escritor Ernesto González Barnert.
Para [madera insigne] un extracto del discurso de Stokely Carmaichel, Black Power de 1966.

Adelante. Pasen.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s