PATRIA GRANDE

Photo by savio yu on Pexels.com

La patria grande es para los hermanos americanos y las hermanas americanas. Patria gigante, continente de plazas y luchas, ríos de sangre y rosas blancas.

Para este número, invitamos a Julio Barco (Perú, 1991) Autor de los libros Me da pena que la gente crezca (Arteidea Editores, 2012), Respirar (La Chimba Editores-2018-Premio Gremio de Escritores), Arquitectura Vastísima (Editora Huachumera-2019-Premio Huauco de Oro), Arder (gramática de los dientes de león) (Editorial Higuerilla-2019), La música de mi cabeza-volumen 7 (Lenguaje Perú -Editores) En novela, este 2019, presentó Semén (música para jóvenes enamorados) (Lenguaje Perú- Editores) Este año de 2019 fundó la web Lenguajeperu.pe. Además es fundador y director del grupo TAJO, redactor de Literalgia, y gestor del proyecto cultural Poético Río Hablador.


LA CERVECERÍA

El fuego enseña a los niños su lenguaje
Jorge Teillier

Y los poemas te brotan
entre las tres o cuatro de la tarde.
Tu biblioteca son estas nubes donde
Oteas la fugacidad de todas las eras.
Leí todos los libros
Y ahora mi mente es un Cielo.
Busco armonía
Nada más pretendo
Algunos giles harán empresa y dinero
A mí déjenme la eternidad
Escupo en sus valores heredaros tras la
Conquista de América
No deseo sino ser Rey de mi Verso
Ahí nos vemos
En el 3000 quiero que mis poemas se
Peguen a las naves espaciales
Y los canten ebrios astronautas follando
Sin ningún puto control
Mi mente viaja como un largo orgasmo por tu mente.
Quiero ser la pulcrísima era de la irracionalidad
Venid a comprender mi cerebro de universo
Venid a buscarme en el canto
De las frutas y las hierbas.
Estoy tan perfectamente loco
Que pienso en mis infinitos destinos
Martes en esta maldita Ciudad
Martes en este desorden que teorizo
Entre signos ágiles, árboles, calles
Conciertos mojados de la mente:
Bruma del frenesí donde
Sollozo mi aliento de astro.
Nací de cualquier amor.
No tengo esperanza: mi verso
Es un planeta ebrio.
Mi soledad son millones de centros comerciales
Con colas enormes y abstrusas
y otra vez enormes e inútiles y feas
Como mi sexo buscando tu sexo
Como mi sexo olisqueando tu sexo
Un destino de poema cuajado y respetable.
Y mi verso soy yo andando aburrido de este
Maldito Universo del Consumo Humano
-Ecosistema que yo
escupo como escupo la primavera-
No detengan mi inconmensurable Vigor
Pongan frente a mí a todos los poetas peruanos
Para enseñarles a captar la esencia
E hipertelia del verso
Escupo contra los falsos Juicios de mi Época
Escribo como si mis versos fueran cuchillos
Deseo sangre
Yo no me confundo
Yo me hiper analizo en la desesperación de todos los instantes.
Flores
Y botánica: el cielo que persigo no existe.
Odio este sistema capitalista
creando imágenes del consumo masivo
Deseo ternura.
No me sirve el mundo No me basta tu nombre
De ave, de calle, de sílaba marchita
No deseo ser un romántico perdido
En la letanía de los nombres
Deseo realidad Deseo lo ilimitado
Que se da en cuerpos aún tibios
No irracionalizados por la patraña de la época
Traed frente a mí un hombre
Depositar frente a mí la esencia de lo Real
No me basta el Mundo
Detesto todas las ideologías y democracias
Me basta mi universo
Me basta la violencia de mi lenguaje
Golpeando la falsa modestia de los bares
Y avenidas y lucecitas chillonas
Y sé que el viejo Chinaski diría algo
Menos estúpido
Pero, oh viejo, ahora me toca a Mí
Chillar Mi Voz en Cuello para toda mi época
Sé que soy irracional como las nubes
Como el áspero mar donde fundé
Mi lenguaje de fuego
Soy un pobre poeta cantando su tragedia
En la ciudad del Hartazgo
Detesto los aforismos ajado
Romped su ciencia
Vigor, hermanitos, vigor
Yo sé todos los lenguajes y
Me rebelo contra esta sociedad atada
A su ciencia silvestres como latas de pescado
Embalsamada de Salsa de Tomates
Sé que pisaste mi corazón como una traviesa
Cucaracha Y yo me río
No soy nada Nunca podré ser tal vez
Un Mar
Heme aquí contra todos
Vigoroso
Eres el Emperador del Verso
Y tu voz de viento convulsiona dentro de ti mismo
Y todo gira en tu caos
Y escupo contra la hipocresía del mundo
Nada detendrá la furiosa canción de mi mente
Y crezco y me inserto a todos los lenguajes
Me jode todo Quiero morder tu Oreja
Te dije: yo soy el fuego de la época
Bruma de todos los cuerpos
Que buscaron el círculo del círculo plotiniano de mi Mente.
Abrasando las formas inútiles de tus ojos
Calles con ventas de picarones y anticuchos
Oíd mi Resplandor
Se deshace la retórica estúpida que contamina el mundo.
Mi verso no es venta ni usura, es peligrosamente
vida, violencia
Y estos pétalos que resuenan en tu mente.
Mientras tanto, los jóvenes de mi barrio
asaltan roban y nada es real
salvo tal vez canciones mundanas de tu cuerpo.
Juan Ramírez Ruiz ya no huevea por Lima
Anotando versos perfectos como Uvas
O balas.
También he deseado morir con mil pastillas
En una puta habitación del Cusco
Pero estoy vivo
Y mi vida
Y sentí odio de este mundo: todo convulsiona dentro de ti mismo
Y nada es el lenguaje de Juan Ramón Jiménez
cuando mi cerebro estalla de cerveza y cólera.
Soy un animal y escribo como un animal.
Ah, gordo Lezama, ¿este es el instante del ya?
Centros comerciales largos como purulentas canciones de la época.
Oh rumbos que se abren por siempre y para siempre
en

Cito a Orwel:
“Los monopolios no podrán nunca estrangular al pequeño librero independiente como han estrangulado al tendero o al lechero.”
Abajo la prensa, la empresa, los desvaríos de lo racional.
Las empresas que nacen evitan el coito sentimental.
Aquí roban con pistola en los buses
Y tú pretendes hacer un verso bruñido como anémona.
Actiriano es mi corazón: por eso te amo.
Deseo beberme una chela contigo y cantarte todos mis versos.
Soy la convulsión de mi época. No tengo sentido.
Soy la brutalidad, el exceso de mi RAZA.
Romper todos los dioses en mis ojos infinitos.
Soy e intento todos los sentidos. La totalidad de lo real
Es una rodaja de caña de azúcar que muerdo animalmente entre mis labios.
Soy el fornicio de tus labios.
Estos puentes por donde paso son escarabajos de luz
Ritmo de la primavera: deliciosamente cae la noche
Bebo una cerveza y pienso en ti.
Que me llevan a latear y errar, errar y poetizar
Este sortilegio de intestinos que es mi época.
Soy mago y mi arte es magia.
Soy un salvaje perdido anotando palabras que son rocas que son tus ojos
Cayendo
Dentro de cuerpos. Busco mi propia revolución
Convulsiono iluminado durante siglos.
Arrojen de mis ojos la falsa poesía que decora las webs de la época.
Yo necesito amor, ardor, pasión.
Necesito el fuego de un lenguaje que destruya mis ojos.
Oh, serás tal vez tú mi lenguaje de caos y llanto.
Erro perdido en el signo.
Gozo de todos los elementos.
Formé mi corazón entre calles de asfalto, Azángaro y Colmena,
Triste vitalidad de quién se sabe río salvaje dentro del coloquio de su era.
Mis poemas jamás terminan.
Coloqué monedas para llegar a tu nombre.
No precioso la prisa. Vivo en la serenidad.
No sé cómo terminar este poema.
Mi rabia funda la poesía peruana.
Abajo todos los miedos.
Yo dibujaré el Alba.


PERUVIAN DANCES

(concierto con Piano y Clavicordio)

Nada en tu mente Nada real en ti mismo/ No hay amigos

                                                                        Murieron por el consumismo

Nadie lee aquí

                       Nada salvo los diarios y el internet.

ABRO LOS OJOS A LA TOTALIDAD DE LO REAL,

                     AL ALGORITMO DE LA ESPECIE Y CANTO:


¿Qué hacer cuando furiosamente soy un mar enquistado en las avenidas?¿Qué hacer con mis ojos de ríos, perros, zapatos, anquilosados
Al tedio?
¿Qué hacer cuando mis ojos de fuego quieren romper
esta mediocre realidad?
¿Qué hacer cuando en mis venas y arterias velocísimo va tu nombre
De coral y mariguana?


Yo soy el que corre buscando a los amantes, agitando la luz

                       detrás de las cortinas;

Soy el vagabundo que rechaza la ética del empresariado,

                         La cebolla de los días. Poesía del frenesí

Cuando ya no existe el miedo se asumir tu vitalidad de río

                         Soy el milagro de la especie

La luz que brota del mundo gélido

                   Soy la vida, soy el fuego, soy la muerte.

Prostitución es miasma mientras me enfrento

Y confundo entre

                        las avenidas repletas de lucecitas amarillas

                Comprar y vender, comprar y cargar cajas nítidamente

Embaladas es toda la gramática

       Estrechísima de arroz graneado
que asume la ciudad.

Odio la vanidad, detesto la egolatría, soy la espuma violenta.
Yo pinto el poema con los ojos limpios.
Y todo es caos es la inmensa avenida, te repite tus pasos
entre el eco de cruzar:

doblar calles y chirridos roncos de buses

pierdo las ganas de vivir, no hay ojos claros sacudidos

del Gran Árbol.

Grito entre las polladas, grito en las discotecas, grito en las peluquerías, grito en las iglesias, grito en los cementerios, grito en las calles.

Gente gritando

Precipitación del viento

              El uno mismo se refracta en la luna de los ticos
Y mi verso me pide gemir
            Mi poema me pide calles, oración, sexo, rabia,
             frenesí, corazón atravesado
De saxo, canción cortada, embrutecimiento
           Exacto en la mente del ingeniero, exacto
En la tristeza de la niña rechazada.
            que sacuda la época, que saque las pupilas al ciego,
            que ofrezca la flor de la esperanza
             al mendigo y cruje mi melodía por estos terrales.
             2 cuerpos que sintetizan
                                             nubes desvaídas

Mi canción de grito, mi canción de cópula extraña,
Mi canción que va de este a este, va entre estelas rabiosas
Cruzando puentes donde el presente y el futuro son una lengua
Que aterriza sobre la visualidad del signo.
Mi canción de aforismo, mar y cielo; de girasol errante, de cuerpo
Ardiendo.

¡Respirar! ¡Arder! ¡Arder en la furiosa canción del siglo!
¡Ser un cuerpo abriendo sentidos a todos los límites!
¡Ser un cuerpo cortando de raíz todo llanto y mediocridad!
Calles y letreros,
                 venezolanas en minifalda, señores ávidos
enfermedad, todo vísceras y destrucción
todo mierda y miseria y todo es consumo para mi .

                            Balada que persigue las flores aún puras del mundo.

(Lo sé, no seré yo quién te adore, oh niña, Barco y sus locuras

                          Barco y sus megalomanías! no serán tuyas!

entre sopas, zapatos viejos y manteles, no seré

quién te desnudé ansiosamente como horizonte. No, niña,

Barco ya no te buscará de noche para soliviantar los astros

                              Del cuerpo)

Y yazco aquí atrapado

Yo soy la furiosa melodía de estas calles, con tíos con su caja de cerveza

y alquimia en las rejas negras

y charcos negros como

tarántulas supersticiosas y ramificaciones enjutas de árboles

                                       rasguñando el cielo.

Perros, cajas de cerveza, botellas y sueños pulverizados.

Sacas tu teléfono celular: Lima, caerá;

                                          Santiago, caerá;

                             ¡Latinoamérica arderá en las sienes del siglo! Todos los mapas

se harán ceniza

Y mi voz y su geografía, ¿será diamante o vacío?

                       Pero hoy,

si cruzo la pampa

                   todavía furiosamente tirita Evitamiento.

                   Si toco con una moneda la bodega

                   Puedo comprar vino, tostadas, huevos, bolsas de plástico negras.

                    Las ciudades y las vidas,

Miles de visiones y yo cantando,

Miles de destinos y yo gimiendo vivo,

Arañando mi arte, buscando amor, entregando

Mi luz al mundo.

Los versos y la realidad de los versos

y la belleza de los zancudos y

la realidad discursiva y el lenguaje

                  como bufeo rosado escarapelando

tu cuerpo &

cuerpo que jode y se incomoda

              y no se sacia y tu rostro

que persigo

                 Es hoy todo mi lienzo

                        y todo presente se destruye


                  GRITO EN TODAS LAS CALLES

                            SOY TODO EL ÍMPETU

                                       DE MI PAÍS

                GIMO CARNE, GIMO AIRE,

                                        GIMO

cuando gimo mi desesperación atado bio-psicó-animalmente a mis zapatos

             mugrosos

                   se deshacen y zurcen

                                              mi furioso idioma


 Y rio del progreso,

                    Y veo doctores y muerte

Y tráfico y vacío

             Mis ojos de volcán que chirriando van por combis

Escándalo de las barcas, escándalo

                   de los corazones solitarios.

Todo es robo aquí, y todo es mierda aquí,

                     & todo es violación

Contra niños. Y quiero incendiar las iglesias,

               Abrir los colegios, elevar el pensamiento de mi época.

Ahora danzo

                  Simplemente danzo

Que se mueran todos mis jodidos sueños

             Que se pierda para siempre

             Mi yo absolutamente perdido en este instante

            Mi voz en el incendio del planeta

Que no te vuelva a encontrar

           Que tu ausencia destruya el girasol azul de mis ojos

Vamos a perdernos para siempre

En este mundo:

                       Mi descuidado modo de andar

Meter una moneda y llamarte tal vez es un acto desesperado

                       Repentinamente ansioso para un

fin de semana.

                Y aquí,

universo y yo somos uno,

calle y corazón somos
  uno,

girasol y muerte somos uno:
aquí
cuando busco tu número más allá de miles de millones de trillones de números/
cuando entre los millones de trillones de humanos me faltas


                               / y te canto

                                          & me canto /

Somos silvestres suicidas 

                                Animales bulliciosos

                                                    de ciudad buscando la botánica áurea
Escupiendo contra todo lo hipócrita

                                      Maldiciendo la vida limitada

Y burguesa
Escupiendo y quemando todas las ataduras-
Un cuerpo que amar mientras dura el verano es nuestra sangre.
Un himno que magullar en las sienes.
Una nube donde ser feliz Nada me salva de mí mismo
Nada me salva de mí mismo
Nada me salva de mí mismo

(***)

Y caigo por avenidas

-deshecho, destrozado, cantando, equinoccial, estrepitosamente-

eternamente nervioso

Desearía extraviarme por siempre A dónde ir cuando el viento doblegue

                                                           entre

los dientes de león /cierta rara manía mía por el canto /& mi nombre de verano te busque
                                                   y te vuelva a perder/ ah mi maldita sangre

ah mi maldito sistema nervioso

                                           Y el sinsentido sea exacto a la sangre agolpada en el pecho.

La película de tu vida es este instante:
cabellos, piel, caos que desasosegadamente
persigues/ Y se deshilvanan

                       Te observas entonces en la multitud y eres el
Sol repentinamente atrapado en los axiales del Eje.

YO SOY EL FUEGO

                           :Creando los signos/ Amo la fruta de tus ojos Este mundo no

                           Carece de otra combustión que mantener encendida la máquina

                                              de respirar, de amar, de crear

                                              entre gatos negros y sopas famélicas

                                              Y su furia nos devora, nos destroza

                                                                                           lo mejor que poseemos

nos mete al Horror a la Nausea

a la implacable soledad

a la sucia depresión

Algoritmos y teclados armando la máquina del sueño.

Y la mente es una mariposa delicadísima
Y yo, aquí, lato.
Y nosotros somos simple leño que se arroja al fuego.

Puros, cansados, irrepetibles, contradictorios,
enajenados, límpidos
seremos polvo en la Rueca Eterna.

Y la Rueca devorara cánceres, extrañas ideas, el instante
donde desnudos fuimos dioses errantes
bullendo
al final del insomnio.

Abro una ventana. Bebo agua. Busco el sentido
De mi ser.
Te vas a perder siempre y siempre volverás

                        al mismo teléfono descompuesto

a la misma máquina errante

que te repetirá su voz

donde susurré el mar que siento

palabras que son juguetes preciosos/

convulsionan

calles y sexos

salpicando su sentido a inicios del año.

Yo no sé

Estoy locamente lúcido

nada más que gritar en esta ciudad.

                                         Arrojar

veloces perfiles, patear insectos, amontonar tersamente miles

                                      de hojas sobre el olvido y dolor

                                    Mueran las iglesias, mueran los signos, mueran los encerramientos

                                 Mentales.

Dadme aire

                          Y haré el mar.

Dadme mar

                      Y haré el aire.


Yo, el más olvidado de todos, cuajado

como el fuego, irrepetible y bárbaro con furioso nombre

de mar, grito y escupo en los semáforos, desenrollo mi luz

entre rejas estériles y mentes pulverizadas por la usura-

me contradigo y canto ¿qué valor

tiene el lenguaje de Vallejo dentro

de un centro comercial? / ¿Qué es Trilce

para la masa humana

que vive en el juego del comercio

e ídolos de las imágenes? /

¿Qué juego juega la poesía en tiempos
de enajenación?
(¿?)

Y ver la luna y la nubes
mientras deseo arrojar todos estos confusos teoremas
al borde de un sexo u oración
en la punta de mi desolada desolación.

En las calles andan los niños montando scooters
si soltará tu mano

¿Seríamos todavía somos 2 parábolas perfectas iniciando una conversación
agitadamente bella alrededor de la nada?

Nada perdería, salvo tal vez la luz que reconocí
en ti: piedra bruñida que pende del espacio
espasmo de aire
/luna perlada / pétalo negrísimo
que amo
¿qué es la luz en otro cuerpo bellamente
dibujado sino la necesidad de una unión
que destruya el caos?/ ¿qué es mi luz
sino una flecha temblorosa que penetra tu mente
con el amor de una bala ?

Tú eres mi caos:
todo se ha descubierto y necesito calmar mi sed
Entre las Ruecas! Entre las Máquinas! Entre los sentidos!

Mi sed es todo tu cuerpo, tus cabellos, el súbito resplandor de tu ser. Ah, pero me confundo!

Qué valor darle al amor en este
mundo repleto de avaros y capitalistas.
Los dioses han muerto.
Buda vende comida chatarra en las avenidas.
Jesús deambula pidiendo limosnas.

Yo grito en las calles del Perú. Mi sed es todo tu cuerpo, tus cabellos, el súbito resplandor de tu ser. Ah, pero me confundo!

Qué valor darle al amor en este
mundo repleto de avaros y capitalistas.
Los dioses han muerto.
Buda vende comida chatarra en las avenidas.
Jesús deambula pidiendo limosnas.
Yo grito en las calles del Perú.


EL NUEVO SOL

Todos los amores son puros, ásperos
como el propio resplandor del mundo.
No deseo sino mi libertad hoy.
Llevaré mi mente arriba, al cielo, al inmenso
vacío del mundo. Canto encima de todas las épocas
como un niño de Sorella corro buscando desnudo tu nombre
el amarillo de tus ojos es el girasol que persigo
delicadamente dentro de mi lienzo donde resplandecen mis
ojos tristes
y tus ojos bellos. Estoy locamente lúcido.
Algún día encontraré mi vieja bicicleta y echaré a manejar
por el barrio.
Día de verano rojo, lentamente anaranjado, cosquilleando
en los bordes trémulos de larguiruchos árboles que lentamente danzan.
Te miro.
De lejos, en hondos paraderos erráticos.
Nadie sabe que poseo un sueño demasiado piola
para suicidarme o abandonarlo.
Todo me ata a la vida. El nuevo sol es
una carta de amor a una ciudad y época vacía.
El nuevo sol es
un viento cargado de todos los poemas escritos y por escribir.
Llévame lejos
de lo impuro, nuevo sol, protege la vida que aún queda.
Carga en tus hojas,
Esta historia sin fin e infinita de un joven delgado y de pelo largo.
La desmesura será
el nuevo sol que es un poema de amor que te escribo.
Algún día
diré: el nuevo sol es el resplandor de tu piel desnuda.
Hemos viajado en tantas direcciones para terminar aquí
al borde de nosotros mismos hablando solos.
ímpetu para lo verde de tus labios, crece la sombra en los mercados
copulan vírgenes canciones en iglesias tristes
Creo que todo este planeta es
es el nuevo sol.

Soy de un país donde hay plantas, animales y cosas

Nazco brutal entre todos los seres.

Vamos a desaparecer dejando estos bisontes palpitantes y sudados a la pared de una cabina de internet.

Coloqué tu nombre de alfabeto: vivimos en el verso. Luces, cámara y acción.